NOTICIAS / NOVEDADES

El resfriado común: Protéjase y proteja a los demás

Marzo` 04

© Luis Corbi

Cómo protegerse

Las personas infectadas pueden transmitir los virus que causan los resfriados a otras personas a través del aire y el contacto personal cercano. Otra manera en que usted se puede infectar es a través del contacto con las heces o las secreciones respiratorias de una persona infectada. Esto puede pasar cuando le da la mano a alguien que tiene un resfriado o cuando toca una superficie que tiene virus respiratorios, como la manija de una puerta, y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

Puede ayudar a reducir el riesgo de resfriarse al:

• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Láveselas durante 20 segundos y ayude a que los niños pequeños hagan lo mismo. Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante de manos a base de alcohol. Los virus que causan los resfriados pueden vivir en las manos; por eso, lavárselas regularmente puede ayudar a protegerlo para que no se enferme.

• No tocarse los ojos, la nariz o la boca si no se ha lavado las manos. Los virus que causan los resfriados pueden entrar al cuerpo de esta manera y hacer que se enferme.

• Mantenerse alejado de las personas que estén enfermas. Las personas enfermas pueden transmitir los virus que causan el resfriado común mediante el contacto cercano con otras personas.

 

Cómo proteger a los demás

Si tiene un resfriado, siga los siguientes consejos para ayudar a prevenir transmitirlo a otras personas:

• Quédese en casa mientras esté enfermo, y no mande los niños a la escuela o guardería mientras ellos estén enfermos.

• Evite tener contacto cercano con otras personas, como dar abrazos, besos o la mano.

• Aléjese de los demás antes de toser o estornudar.

• Cuando tosa o estornude, cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo desechable y tirelo a la basura, o cúbrase completamente la nariz y la boca con la parte superior de la manga.

• Lávese las manos después de toser, estornudar o sonarse la nariz.

• Desinfecte las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia, como los juguetes y las manijas de las puertas.

No hay ninguna vacuna que proteja contra el resfriado común.